Suscríbete

jueves, 25 de julio de 2013

Otra vez más


Accidente del tren Talgo en Manzanares el 15-12-78
Anoche cuando estaba viendo un partido de fútbol en la televisión tuve conocimiento del accidente del tren talgo en Galicia, y en ese momento por mi cuerpo paso un escalofrío y unos sentimientos de tristeza y otros que difícilmente puedo describir y traspasar al papel.

Hoy todas las radios y televisiones durante toda la mañana han estado dando cobertura a este luctuoso suceso, y  de nuevo me afloraban muchos sentimientos  y sobre todo cuando he visto una imagen de unos bomberos sentados junto a las vías con síntomas de cansancio y la mirada perdida. En ese momento me he visto reflejado en ellos y mi mente ha rememorado  el también trágico accidente del tren talgo que ocurrió en Manzanares  hace 35 años y más concretamente en la tarde del 15 de Diciembre de 1.978.

En aquellas fechas yo era militar de Cruz Roja, estaba de guardia  y por circunstancias puntuales  jefe del servicio, por lo que  me tocó vivir   en primera persona aquel accidente en donde junto con mis compañeros  bastante jóvenes  al igual que yo, tuvimos que llevar  a cabo con los escasos medios que disponíamos  el rescate de los heridos y cadáveres en su mayoría desmembrados que aquel viernes de diciembre regresaban a sus casas.

Aún hoy a pesar de los muchos años pasados tengo grabada la imagen en mi memoria de cuando regrese a mi casa después de las labores de rescate. Me senté en el comedor con la estufa de petróleo que mi madre mantenía encendida para que me calentara, ya que aquella tarde hacía frio, mucho frio a pesar de llevar puesto el tres cuartos. Mi madre me preguntaba sobre lo que había ocurrido y yo trataba de mirarla y  a duras penas lo conseguía, aunque apenas distinguía si era ella. Su voz me sonaba  como dentro de una tinaja a la vez que mi cuerpo era invadido por un temblor incontrolable   que no me dejaba articular palabra.

Mi más sentido pésame a los familiares de las víctimas, mis mejores deseos de recuperación para los heridos, y mi reconocimiento para los que han participado en las difíciles labores de rescate.

2 comentarios:

  1. Puedo comprender tus sentimientos, así como las palabras que reflejas en la entrada, sobre todo por haberlo vivido en primera persona.

    Alguien, desde Galicia - a pocos kilómetros de donde ocurrió el suceso - debería darte las gracias por tu recuerdo hacia las víctimas del desastre de ayer y se me ocurre que puedo ser yo.

    Ojalá que no se hubiera producido, para evitar que emergieran en ti tan trágicos recuerdos de lo acontecido en nuestro pueblo en 1978. Lo ocurrido, ahí está y es inamovible pero me apenan los familiares que esperaban en esas estaciones de Santiago, Coruña y Ferrol, a los que habrá que ayudar durante, quizás, toda la vida que les reste.

    Muchas gracias, paisano.

    ResponderEliminar
  2. aunque son recuerdos muy lamentables y desgraciados, pero os felicito a ambos por la narración tan explíta que haceis de los hechos, estas cosas siempre valen, aunque solo sean para valorar cosas que en la vida cotidiana, no valoramos, un saludo.-

    ResponderEliminar