Suscríbete

sábado, 25 de abril de 2015

El exdelegado del Gobierno para la Violencia de Género habló en el VII Curso de la Escuela de Ciudadanos de las trampas de nuestra cultura para perpetuar la desigualdad y la situación de poder del hombre.



“Las mujeres buscan hombres que no existen y los hombres buscan mujeres que ya han dejado de existir”

Román Orozco y Miguel Lorente. VII Curso Escuela de Ciudadanos. Manzanares 24-04-15



Miguel Lorente: “Invertir para invertir” la cultura machista

Nota de Prensa: La necesidad de invertir la situación de desigualdad que la cultura machista se encarga de perpetuar centró la ponencia de Miguel Lorente, exdelegado del Gobierno para la Violencia de Género, en el VII Curso de la Escuela de Ciudadanos de Manzanares, donde apostó por una educación crítica y por el compromiso personal como herramientas fundamentales para conseguirlo. Hay que “invertir para invertir la situación”, afirmó ante las doscientas personas que se dieron cita en el Castillo de Pilas Bonas.


 Miguel Lorente y Román Orozco . VII Curso Escuela de Ciudadanos. Manzanares 24-04-15
En una brillante conferencia apoyada en anécdotas, datos y numerosos recortes de prensa proyectados en una pantalla, Miguel Lorente Acosta logró remover conciencias, sobre todo del público masculino, respecto a la situación de desigualdad que existe en nuestra sociedad y con la que no se acaba por la propia dinámica de la cultura machista dominante. “El hombre de hoy es diferente al de hace cincuenta años, pero puede seguir ejerciendo su posición de dominio en la pareja”, explicó como ejemplo.

“La gran trampa es tomar como modelo de éxito el del hombre”

Para Lorente Acosta, Profesor Titular de Medicina Legal de la Universidad de Granada, el machismo es cultural y juega unas trampas que le permiten durar siglos, al convertir la desigualdad en normalidad, lo que acarrea consecuencias como la violencia de género. Esta lacra tiene una prevalencia del 23% en todo el mundo debido a esa cultura machista que impregna el planeta y que, según el ponente, hace que este tipo de violencia esté instaurada “dentro de lo normal”. Más de la mitad de los homicidios de mujeres que ocurren a nivel mundial son a manos de sus parejas o ex parejas. Las setenta asesinadas al año en España “no son hechos puntuales”, según Lorente, que lamentó que ante esta dramática realidad no exista una reacción social, a diferencia de lo que pasa si el muerto es un hincha ultra de un equipo de fútbol.
Román Orozco y Miguel Lorente. VII Curso Escuela de Ciudadanos. Manzanares 24-04-15

Traidor

Habitual en foros nacionales e internacionales sobre violencia de género y autor de libros y numerosas publicaciones sobre la materia, el profesor invitado a esta charla de la Escuela de Ciudadanos reconoció que por su postura en pro de la igualdad ha habido otros hombres que le han llamado “traidor”.

“Quien está en una posición de poder no evita el conflicto, lo alimenta”

Lorente  explicó cómo se construye la desigualdad con el fin de identificar el problema y sus causas desde el punto de vista social y cultural. Para empezar dijo que la cultura -entendida como expansión no genética de costumbres e información- se ha cimentado únicamente en la visión de los hombres, y no ha incorporado la experiencia de la mujer, por lo que no es una cultura fruto del conocimiento común de hombres y mujeres, “es una pseudo cultura, una hemicultura” que explica por qué las mujeres han estado relegadas y sometidas al control del hombre que, por su parte, siempre ha tenido una posición de reconocimiento añadido en cualquier contexto.


Miguel Lorente. VII Curso Escuela de Ciudadanos. Manzanares 24-04-15
“No es una construcción accidental, es interesada, una construcción de poder estructurada y jerarquizada detrás de la cual hay un interés por mantenerla”, indicó el médico forense. Y desde una posición de poder no se evita el conflicto, al contrario, se alimenta. “Eso ocurre en la posición de pareja, en la política o en las relaciones internacionales”, argumentó Lorente, para quien el machismo es la propia desigualdad y machista es quien sin hacer nada “permite esa posición de referencia para vivir mejor y condicionar la posición de la mujer”.