Suscríbete

jueves, 4 de diciembre de 2014

Movilizaciones de las trabajadoras de la limpieza del Hospital Virgen de Altagracia de Manzanares.




“El SESCAM pretende que más personas limpien más edificios por menos dinero”.

Las trabajadoras y los trabajadores de la Limpieza del Hospital Virgen de Altagracia y de los centros de Salud adscritos a la Gerencia de Atención Integrada de Manzanares se concentraron ayer para expresar su rechazo al “brutal recorte presupuestario” con el que el SESCAM ha ofertado la contratación de estos servicios.



Según informa el sindicato Comisiones Obreras,  “En el año 2008, la limpieza del Hospital, en la que trabajan 25 personas, se ofertó por 2.900.000 euros; y la de los Centros de Salud de la GAI, que ocupa a otras 10 personas, por otros 600.000. Ahora, han integrado las dos contratas en un solo pliego, que se oferta por 2.733.525,82 euros”, explica Alejandro Jiménez, responsable provincial de la FCS de CCOO en Ciudad Real.

El nuevo pliego para la contrata de ambos servicios recorta los actuales costes en unos 800.000 euros, más de un 22%.



“Es decir, que el SESCAM pretende que más personas limpien más edificios por menos dinero; unos 800.000 euros menos, y eso sin contar con que las empresas que opten al concurso tratarán previsiblemente de rebajar el precio de salida”

En el año 2008 servicio de limpieza del Hospital (2.900.000) y los Centros de Salud (600.000) en el que trabajan 35 personas se ofertó por 3.500.000 €.

Ahora lo oferta el Sescam por 2.733.525,82 €, cuando hay más edificios que atender  y más personas que pagar.



De ahí que CCOO y los trabajadores afectados –la mayoría, mujeres- hayan decidido iniciar una campaña de protestas, que comenzaron ayer y proseguirán con una nueva concentración el próximo día 16, “para dejar claro a las empresas que hayan concursado que no vamos a permitir despidos ni recortes de contratos; que, además, tendrían obvias repercusiones en la calidad del servicio de limpieza de las instalaciones sanitarias públicas afectadas”

CCOO y las 35 personas afectadas –la mayoría, mujeres, advierten a las empresas concursantes que “no toleraremos despidos ni recortes, que además afectarían gravemente a la calidad de un servicio tan delicado e importante como es la limpieza de las instalaciones sanitarias”