Suscríbete

miércoles, 20 de agosto de 2014

La Calle Toledo, cuenta desde hace más de tres meses con un cenicero de diseño a nivel de suelo.




Farola rota en calle Toledo. Agosto 2014
Mi amigo Alfonso, me la ha vuelto a dar una vez más. Hace una semana me dice “Has visto los ceniceros que está instalando el Ayuntamiento por las calles” y claro, yo que soy un pardillo inocente, me lo creo y me alegro por la medida. Ya está bien de que los fumadores tengan un sitio donde tirar las colillas de sus cigarrillos y no lo hagan sobre las aceras.

Farola rota en calle Toledo. Agosto 2014


Alfonso, que me conoce muy bien y sabe
que la curiosidad me va a hacer de ir a verlo, me dice “Uno de los más grandes que han instalado, es el que hay en la calle Toledo, junto a la oficina de la luz”. Y claro, en cuanto que he tenido un hueco, allá que me he presentado para comprobar el cenicero...






Farola rota en calle Toledo y árbol eliminado. Agosto 2014
Como habrán podido comprobar esto es otro cuentecillo de la relación entre Alfonso y su amigo; pero la cruda realidad es que desde hace más de tres meses un automóvil se llevó por delante un árbol y una farola.


El árbol fue eliminado completamente y el hueco existente rápidamente tapado con baldosas y aparentemente parece que no ha pasado nada, pero la farola, o mejor dicho los restos ahí siguen, sin señalizar y siendo un peligro para los viandantes.




Estas pequeñas cosas hay que repararlas, y si no se puede por alguna circunstancia, pues señalizarlas, para prevenir posibles tropezones que pueden llevar a una consecuencia mayor.
 
Estas deficiencias también son importantes, y arreglándolas ayudan a poner en valor la marca Manzanares.



¡A quien corresponda!

Farola rota en calle Toledo. Agosto 2014