Suscríbete

sábado, 2 de enero de 2016

Mal meter y mal utilizar a la gente, es sinónimo de poca decencia. Artículo de opinión de Juan Díaz-Benito.



Decencia debería de ser igual a no hacer política con el dolor de la gente y con el dolor de los familiares de los fallecidos. Se podría haber realizado la misma política cuando se contra-programó una inauguración para callar la voz de un pueblo que salía a la calle defendiendo su hospital. 


Probablemente se debería de hacer política, cuando no se ha invertido un solo euro en empleo para los que más lo necesitan, cuando no se ha invertido un solo euro para mantener las infraestructuras de una ciudad. Si se ha invertido para realizar dos "compras", ¿qué cabrían preguntarse si eran necesarias?, más alguna obra innecesaria con más de una duda para saber cuál era el fin de la misma.


La gente tiene dolor si y mucho, no se ha gestionado la información como debiera, es probable que sí, pero no juguemos con la gente y con sus sentimientos. Ser decente es sinónimo de ser coherente y no mentir.


Mal meter y mal utilizar a la gente, es sinónimo de poca decencia, porque cuando uno tiene claro algo debe de ser coherente consigo mismo. Hay que dar la cara y salir al frente de las decisiones que uno toma, no utilizar al personal de forma poco digna, seamos decentes y hagamos bien lo que no supimos hacer durante cuatro años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario