Suscríbete

martes, 28 de junio de 2016

Sorprendente resultado electoral, o no tanto… Artículo de Opinión de Francisco Agarrabeitia Ramírez



Los resultados de la jornada electoral del domingo 26 de junio han sido una sorpresa, nadie se esperaba esto, ni las encuestas ni los más optimistas del partido ganador, ni los más pesimistas del perdedor, pero porqué se ha producido?


Francisco Agarrabeitia Ramírez
Muchos son los factores que se pueden encontrar en los medios de comunicación para intentar justificar este resultado, la campaña del miedo, el brexit, la utilización de Venezuela, la petición de sillones o ministerios, el mal menor, la propia confluencia de Podemos con IU, etc, es posible que la causa sea una conjunción de todos estos factores, pero a título personal considero que la verdadera causa o a la más importante no es ninguna de las anteriores.


En primer lugar es evidente que los resultados son una sorpresa, viendo las caras de los dirigentes del PP se comprueba que ni ellos mismos se lo pueden creer, no es lógica esa alegría cuando tienen tan difícil como antes sacar adelante una sesión de investidura, porque a pesar de ganar el PP está completamente sólo, nadie, ni siquiera Ciudadanos, está dispuesto a investir a Rajoy. No tiene ninguna justificación lógica que desde las elecciones del 20 de diciembre el PP haya podido recuperar cerca de 700.000 votos, subiendo en todas las Comunidades Autónomas, destacando Andalucía (más 130.000), Madrid (110.000) y Valencia (80.000), estas dos últimas en las que en los últimos meses han estado continuamente saliendo casos de corrupción del PP, habiéndose convertido en el primer partido imputado (aunque ahora se denomine investigado) de la democracia, con dirigentes en la cárcel, pero es que además en estos seis meses se he demostrado su disponibilidad para aplicar más recortes, se ha demostrado que no dijeron la verdad sobre el déficit del 2015, se ha demostrado que el Ministro del Interior ha utilizado mecanismos del Estado para atacar a rivales políticos, ha tenido que dimitir un Ministro por mentir sobre sus negocios en paraísos fiscales, y un largo etc. En esta situación lo lógico es que el PP hubiera perdido votos con respeto al 20D.

Y si la subida del PP es una sorpresa más lo es todavía la bajada de Unidos Podemos, que en 6 meses se han dejado más de un millón de votos, bajada maquillada porque al ir juntos han conseguido obtener el mismo número de diputados con menos votos de los obtenidos entonces por separado. Una bajada general y todas y cada una de las Comunidades Autónomas, destacando Andalucía (210.000), Madrid (210.000), Valencia (125.000), Cataluña (80.000) y Galicia (65.000), una bajada en votos que ninguna encuesta había ni remotamente anunciado. Las encuestas anunciaban el sorpasso, el adelantamiento al PSOE de Unidos Podemos, que no se ha producido a pesar de que el PSOE ha perdido unos 100.000 votos, aunque de forma muy irregular, pues ha bajado en 7 Comunidades (sobre todo en Andalucía, Cataluña, Castilla-La Mancha y Extremadura) y ha subido en otras 9 (Madrid, Valencia, Aragón, Baleares, Asturias, etc), lo cual también ha sido una sorpresa para el propio PSOE que tenían casi asumido quedarse en tercer lugar.


Menor sorpresa ha supuesto la bajada de Ciudadanos pues la anunciaron las encuestas, se han dejado casi un 10% de sus votantes, han bajado cerca de 400.000 votos, de forma generalizada en todas las comunidades, excepto Canarias (suben 4.000), pero con bajadas muy importantes como Cataluña (110.000) o Madrid (66.000) o Valencia (40.000). Si bien tampoco es lógico, aunque lo anunciasen las encuestas, que Ciudadanos perdiese votos en favor del partido del gobierno salpicado día tras día por casos de corrupción.

¿A que puede deberse esta sorpresa?

Los resultados de Cataluña y Galicia, con importante pérdida para Unidos Podemos, parecen dar a entender, debido a que ya hubo unidad en esas dos comunidades para las elecciones de diciembre, que la causa de la bajada no es la unidad en sí misma, es decir, no se debe a que hay un elevado número de votantes de IU que no aceptan la unidad, ni tampoco de Podemos. La campaña del miedo que medios sensacionalistas han dirigido contra Podemos no es algo nuevo, ya se dio en diciembre. Estos factores no eran apreciados por las encuestas, las cuales en su totalidad, incluso 6 días antes de las elecciones, pronosticaban el sorpasso, las encuestas, las encuestas? ¿Pueden haber tenido influencia las encuestas en el resultado final?


Las encuestas anunciaban que Unidos Podemos sería el tercer partido en número de escaños por delante del PSOE, y que entre ambos podría formar gobierno, además desde Unidos Podemos, además de dulcificar sus ataques contra el PSOE, se anunciaba que su objetivo era formar coalición de gobierno con el PSOE, no se cansaban de repetirlo en sus actos, comunicados, incluso en los debates, era algo que repetían insistentemente, un objetivo que las encuestas anunciaban como muy posible. Esta es la diferencia con respecto a las elecciones de diciembre, hace 6 meses el objetivo de Podemos era entrar con fuerza en el Congresos para oponerse a la política del PP, para enfrentarse a los recortes de sanidad, contra los recortes de educación, contra los recortes de derechos sociales y laborales, para enfrentarse a la corrupción, etc, y para eso se movilizaron sus votantes. En cambio, en las elecciones de junio, el objetivo de Podemos era ganar o al menos tener la suficiente fuerza como para dirigir un gobierno con la ayuda del PSOE, los objetivos son muy distintos, y no es lo mismo movilizar a su electorado para un objetivo que para otro, y no olvidemos que la base de Podemos es muy diversa y heterogénea, por lo que no es descartable que parte de su base electoral, la menos firme o convencida, haya decidido finalmente abstenerse por la falta de convicción en que esa alternativa le transmita la garantía o seguridad que para ellos debe cumplir una alternativa de gobierno. No es de extrañar que entre algunos votantes de Podemos del pasado diciembre haya personas que no les parezca serio tener como Presidente de Gobierno a alguien que se hizo famoso por ser un polémico o espectacular tertuliano con discursos muy criticables sobre Venezuela o los presos de ETA.


En el polo opuesto, ese objetivo de Podemos, esa posibilidad de formar o al menos dirigir gobierno, también ha podido movilizar cierto electorado desencantado del PP, que por rechazo a esta posibilidad se decantaron finalmente por dar su voto al PP “como mal menor”.


En mi humilde opinión creo que el factor más diferenciador de las elecciones de diciembre y junio ha sido que en junio se ha visualizado, confirmado por las encuestas, la posibilidad de que Podemos formase o dirigiese el gobierno nacional teniendo a Pablo Iglesias de Presidente, y esta diferencia ha podido determinar la movilización o desmovilización de una parte del electorado tanto del propio Podemos como del Partido Popular. 


Francisco Agarrabeitia Ramírez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario